El Final Four y una experiencia válida

Facebooktwittergoogle_plus

Lo destacable y lo que debe corregirse de una buena idea implementada por la ABO.¿ Estudiantes irá al Provincial de Clubes ?

El Final Four organizado por la Asociación de básquetbol fue una buena idea para determinar que equipos nos habrán de representar en el venidero Provincial de Clubes.

Racing y Estudiantes en ese orden fueron los clasificados.

Por el lado de los bataraces se viene comentando sobre la posibilidad de ser de la partida para darle rodaje a integrantes de sus plantillas que no tienen oportunidades  en la Liga Argentina.

Se deslizó también la posibilidad de conformar un acuerdo con otra institución facilitando los albinegros a jugadores de su plantilla.

La idea de la dirigencia de Estudiantes es no tener que enfrentar los costos de la apertura del gimnasio, en lo que concierne a árbitros, policías, mesa de control.

Inclusive se habló que Pueblo  Nuevo y San Martín podrían ser las alternativas.

De fracasar en dichos intentos dejarían libre la plaza.

En principio deportivamente Ferro tendría la chance, habrá que ver la letra chica del reglamento del Final Four.

Las tres noches de básquetbol mostraron un costado positivo. La concurrencia del público, especialmente el domingo, y la aparición de algunas figuras jóvenes en los planteles, algo que debe destacarse.

La otra cara de la moneda fueron los flojos arbitrajes, y a nuestro entender la errónea distribución en la conformación de las duplas, mas que nada en los partidos trascendentes.

Si bien es resorte del Colegio de Arbitros, las autoridades de la casa no pueden dejar el monitoreo que les cabe como responsables finales.

Otro ítem a tener en cuenta es la ausencia de efectivos de seguridad.

Si bien los costos juegan un rol fundamental en ese aspecto, tal como ocurre en el fútbol el número de los  uniformados puede  consensuarse, o de lo contrario apelar a la seguridad privada, algo que los árbitros de fútbol se niegan a aceptar y que en principio en el básquetbol no habría reparos.

Dejar el evento a la buena de Dios no es aconsejable. Mas vale evitar, máxime porque el torneo tuvo la adhesión del público. La seguridad de los actores del espectáculo es lo primero e impostergable.

 

Comentarios

Comentarios