Ferro quedó en Mar del Plata entre «la espada y la pared «

Facebooktwitter

Atlético Mar del Plata jugó, por lejos, su mejor partido y le ganó al carbonero por cuatro goles a uno.

Atlético Mar del Plata jugó, por lejos, su mejor partido y puso contra la espada y la pared a Ferro Carril Sud, un rival armado con la pretensión de ascender, al golearlo 4-1 en el estadio “Pichi Fullaondo” en el cruce de ida de la segunda ronda del Torneo Regional Amateur de fútbol.

El equipo “decano” conjugó juego, actitud, concentración y, como si fuera poco, grandes goles para minimizar a su rival. Y pudo ser mejor si Diego Novelli no le concedía a Ferro Carril Sud un “penalcito” de los que se están cobrando en el Mundial o sancionaba con más rigor la pierna fuerte a la que por momentos recurrieron los visitantes.

Las actuaciones individuales dicen mucho de este partido. Elías Medina y Pablo De Hoyos jugaron en altísimo nivel. El primero fue una pesadilla, el segundo fue implacable.

Antes de los 2′ el ex Nación metió un cambio de frente brillante de izquierda a derecha que liberó a Restovich, quien llegó hasta el fondo de la cancha y metió el pase atrás para que De Hoyos convierta con el arco vacío.

La pegada de Medina, cuatro minutos después, le dio otro golpe durísimo al elenco olavarriense. Tiro libre para su equipo, ligeramente volcado hacia la izquierda. Todos intuyeron un centro, incluso Hernán Álvarez. Pero el goleador sorprendió con un remate perfecto al primer palo que dejó parado al arquero. Golazo y 2-0.

Novelli dejó en carrera a Ferro Carril Sud cobrando penal en un “empujoncito” de Santa Cruz a Scarnato en una jugada con pelota detenida. Del Curto atajó el disparo de Quimey Marín, pero sus compañeros no reaccionaron y Luciano Sánchez se anticipó a todos para capitalizar el rebote y descontar.

Atlético, aunque protestó mucho la sanción, enseguida se metió en el partido e hizo lo que mejor sabe: jugar. Y a los 26′ Medina desbordó una vez más a Cataldi y sacó un centro tan preciso como fuerte. De Hoyos le puso la cabeza y le salió un “cañonazo”, imposible para Álvarez.

Penal de cabeza de De Hoyos. Golazo para el 3-1.

El equipo “decano” supo manejar la ventaja. Sus defensores ganaron los anticipos, Lastra se acomodó con oficio a jugar con la cancha cambiada y Chaparre, el único mediocampista de marca, corrió una enormidad y llegó a tiempo a todos lados.

La reacción visitante jamás llegó. Medina, incluso, estuvo cerca de aumentar en un par de oportunidades, la segunda con una de sus especialidades: los córners.

Mauricio Peralta, el DT visitante, metió tres cambios en el entretiempo y lo intentó con una línea de tres. Pero no era la tarde de su equipo. Chaparre siguió su eficaz patrullaje de la zona media, Batista le dio una mano corriendo una enormidad y De Hoyos lo aguantó casi todo de espaldas. Hacia la media hora hubo dos llegadas a fondo de Atlético que terminaron en manos muy evidentes, aunque casuales, de Balbuena, primero, y Buongiorno, después. Novelli, en este caso, aplicó un criterio más futbolero que riguroso para ignorar ambas.

Sin embargo, a los 34′, Batista despejó todas las dudas. Cortó un balón a 45 metros del arco, vio adelantado a Álvarez, le pegó por arriba y la clavó al lado de un palo. Un gol para cerrar la cancha y el partido.

Fuente: Sebastián Arana – La Capital

 

Comentarios

Comentarios