Municipales fue mas en un áspero empate ante Ferro

Compartir

Uno a uno fue el final. Infracciones  al límite, protestas reiteradas, expulsados, derivaron en un partido «caliente».

Dirigir fútbol se está convirtiendo en algo nocivo para la salud. Lo vemos a diario en los partidos de AFA que nos llegan a través de las imágenes de televisión.

Reiterada protestas, jugadores que acusan fuertes dolores y se recuperan casi inmediatamente como arte de magia,  y como si esto fuero poco, se suma el  ambiente en general,  imbuido  de una intemperancia impropia para un espectáculo deportivo.

Si a este panorama le agregamos una innecesaria aspereza en los principales protagonistas, todo se hace muy difícil.

Lo precedente estuvo inmerso  esta tarde en el choque entre Municipales y Ferro en el «Buglione».

Haciendo gala de su larga experiencia, manejándose con un verdadero «piloto de tormentas», Nicolás Rodríguez, encargado de impartir justicia,  puso su impronta, hizo un prolijo manejo de los acrílicos y administró de la mejor manera.

Seguramente sin esa pericia que le dan los años, el destino del trámite hubiera sido otro.

En lo futbolístico las acciones fueron interesantes. El empate no refleja el dominio y las situaciones que dispuso el elenco de «Fatiga» Russo. Sin dudas que hizo méritos para ganar.

El enorme trabajo de Facundo Piecenti ( la figura de la cancha), y la falta de definición en la última pelota, le impidieron a Municipales quedarse con la victoria.

El carbonero no pudo sostener la prematura conquista, apenas iniciado el juego, y el locatario gracias a una grosera falta de Tamagnini a Rivas ( claro penal), pudo lograr la merecida igualdad.

En Municipales, Claudio Giménez  volvió una vez mas en erigirse en el jugador mas criterioso, esta vez con la colaboración de Camilo Di Filippo, un centro campista proveniente de Lilán de Laprida, con grandes atributos para el puesto.

Alejandro Bianciotto, Guillermo Wilt y Joaquín Stular tuvieron un gran primer tiempo,  que no repitieron en el complemento, pero igualmente fueron importantes.

Rodrigo Garro fue el destacado en Ferro. Thiago Andreu se las ingenió para pelear arriba, pero estuvo muy solo. Nos dio la imprecisión que fue innecesaria su salida. Claro que  la materia pendiente de los conducidos por Miguel Diorio fue  la faz ofensiva. Una anemia que deberán dejar atrás si pretender participar en los lugares de privilegio.

El gol de la visita fue producto de una pelota parada, un centro al área grande y un oportuno golpe de cabeza de Tomás Lindner, quién ganándole a todos mandó la bola al fondo del arco. Bahl alcanzó a manotearla, pero la potencia del frentazo impidió que la contuviera. Se jugaban apenas tres minutos.

La igualdad, que debió llegar antes, recién se plasmó a los 9′ de la complementaria y de penal. Nada pudo hacer Piecenti ante el certero disparo de Bianciotto desde los once metros.

Habrá que recurrir a los estadígrafos del fútbol para encasillar la expulsión de Axel Baliño. Ingresó a los 21′ en reemplazo de Andreu, y casi sin tocar la pelota, un minuto mas tarde,  vio la tarjeta roja en una  acción que involucró a Pérez, que también debió enfilar anticipadamente a los vestuarios.

Desde la cabina y cuando finalizaba el primer período dio la impresión que Baliño había increpado  a un rival, situación que por suerte no pasó a mayores.

Síntesis: 

MUNICIPALES: Bahl, Santiago Gómez ( Guzmán),  Pérez, Ruschetti, Vistalli ( Salamanca), Wilt, Di Filippo,  Stular, Giménez, Bianciotto ( Emmanuel Sbardolini) y Rivas. DT: Francisco Faustino Russo.

FERRO: Piecenti, Lindner, Suárez, Tamagnini, Hammersmichdt, Lamela ( Thomas Gónez)  Gargaglione, Garro, Ponce ( Tolnai),  Nuñez ( Beratz) y Andreu( Baliño)  DT: Miguel Diorio.

GOLES:

PRIMER TIEMPO: 3′  Tomás Lindner (FCS)

SEGUNDO TIEMPO: 9′ Alejandro Bianciotto ( M) de penal.

Expulsados: Alan Pérez y Fernando Tellechea, AS,  en  Municipales y Axel Baliño de Ferro.

Amonestados: Pérez, Gómez y Giménez en Municipales

Tamagnini, Hammersmichdt, Garro, Tolnai y Ponce en Ferro.

Juez: Nicolás Rodríguez

Público: 150 personas.

Texto: Carlos Zangara

Foto: Cortesía de Claudio Stular

Compartir

Comentarios

Comentarios