Lammens espera no tener que usar instalaciones de clubes

Facebooktwitter

Sobre la emergencia sanitaria reconoció que para el deporte y el turismo este es un golpe durísimo”.

El ministro de Deporte y Turismo, Matías Lammens, remarcó que espera que “no sea necesario” que los clubes de fútbol “tengan que ofrecer sus instalaciones” para atender pacientes ante el brote de coronavirus que azota al mundo.

«Esperamos que no sea necesario que los clubes tengan que ofrecer sus instalaciones, para eso son las medidas. Estamos trabajando para adelantarnos ante una eventual crisis, pero los clubes, una vez más, demuestran su nivel de solidaridad”, expresó el funcionario nacional.

Al hablar acerca de la vuelta de los campeonatos tras la cuarentena obligatoria que dispuso el Gobierno nacional, el integrante del Gabinete indicó que “es difícil aventurar una fecha de regreso para el fútbol”.

No se está evaluado cuánto pueden aguantar los clubes sin actividad deportiva y tampoco se sabe la duración de esta medida. Es cierto que necesitamos que haya un achatamiento en la curva de los casos, y por eso, se puede extender más”, dijo en diálogo con Club 947.

En ese sentido, añadió: “Para los clubes, sobre todo de barrio, esto sería terrible, ya que vienen de sufrir durante cuatro años con medidas económicas adversas. Para el deporte y el turismo este es un golpe durísimo”.

“Esta no es una decisión caprichosa del presidente Alberto Fernández. Se consultó a gente muy prestigiosa. Estas medidas surgieron a partir de consenso y con el aval de gente que estudió, sabe y ha seguido los casos de países donde la situación es más grave”, manifestó en relación a la cuarentena.

“Es importante que la gente cumpla el aislamiento y se quede en sus casas. Deben hacer el esfuerzo”, aseveró el ministro de Deporte y Turismo, quien previamente había dicho: “Hubo un cambio en la conciencia social. El mensaje llegó a la gente y los argentinos entienden de la gravedad de la situación. Es un esfuerzo, pero nos tenemos que quedar en nuestras casas”.

Fuente: El Eco

Comentarios

Comentarios