TC: Espectáculo único

Facebooktwitter

Miles y miles de almas poblaron el «Hermanos Emiliozzi».

Como hace mucho tiempo no se veía,  el Autódromo grande de nuestra ciudad vio colmada sus instalaciones.

Carrera atípica. El «affaire» del Gurí, la incertidumbre de su presencia potenciada por haber elegido como compañero a nuestro querido «Nico» seguramente revivieron  como pocas veces en los últimos tiempos un  episodio de estas características.

Y el público se contagió. Su multitudinaria presencia fue un espectáculo dentro de otro. Un hormiguero de vehículos de todo tipo, improvisadas e ingeniosas tribunas, carpas multiculores, y asados, comidas al disco, y expendio de comestibles para todos los gustos, fueron testigos privilegiados en el todo el perímetro del escenario.

Las voces de Calí y Legnani trascendían portátiles y celulares   brindando  la necesaria información para «entender» la carrera y mas allá de la desilusión de los olavarrienses por no poder ver correr a Pezzucchi, los gestos de admiración por las alternativas cambiantes y las escaramuzas propias de la categoría.

Satisfacción en los «popes» de la ACTC, misión cumplida para los dirigentes del AMCO, el orgullo de  todos por la experiencia vivida.

Unicamente el TC puede concentrar  a las miles y miles de almas de todas las edades que le dijeron sí a una empresa nada fácil, onerosa y riesgosa por cierto  y que sin la colaboración del Municipio su concreción es inviable. Pero créalo vale la pena.

Texto: Carlos Zangara.

Foto: Cortesía: El Popular

Comentarios

Comentarios