Póker de bases

Facebooktwitter

Interesante enfoque  del periodista Juan Carlos Francomano sobre un puesto vital en el básquetbol,  analizado en el marco del Torneo Provincial de Clubes.

A poco de dar comienzo la Tercera Fase, es decir los Cuartos de Final del TPC, que se jugarán en la modalidad playoffs, al mejor de tres juegos, y donde queda escaso margen de error para arribar al objetivo del ascenso al Torneo Federal, se pretende destacar la labor de cuatro jugadores, de distintos equipos, que tuvieron y seguramente tendrán destacadas actuaciones.

Generalmente la figura del base es reconocida por muchos como la del líder del equipo, en él se deposita gran parte de la confianza de los compañeros, y del entrenador. El dominio de las habilidades técnicas en este puesto resulta básico para poder ser considerado un referente a tener en cuenta por los equipos contrarios, partiendo de esa base, un buen armador debe ser capaz de aplicar una serie de conceptos que a sus rivales les traiga situaciones a resolver.

Esta serie de comentarios la iniciamos con los bases, o los armadores de juego, los titireteros o varias denominaciones más. Las cuatro restantes posiciones vendrán en próximas entregas.

El póker de bases lo conforman:Diego Alba, Federico Silveyra, Nicolás Lorenzoy Emanuel Harstock. Los cuatro fueron seleccionados por sus características de juego, experiencia y liderazgo, factores que nos permite decir que integran el lote de los mejores conductores de equipos  de básquetbol del presente TPC.

Este cuarteto de armadores de juego va de los 32 a 35 años, la edad ideal para desempeñar tan vital posición en el rectángulo de juego. Ellos son claves para el éxito del equipo, desde la posición más complicada del básquetbol  de antes, ahora y en el futuro.

Son la prolongación de los entrenadores en la cancha y sabedores que hay diferencias de un jugador a otro, este grupo se caracteriza por: el dominio del balón, manejo de diversos estilos de pase que generalmente se transforman en asistencias o salida en contragolpe, buenos porcentajes de media y larga distancia, también definen bien penetrando en el uno contra uno.

Poseen criterio para el balance defensivo, permanentemente tratan de sacar provecho de las debilidades defensivas del oponente, son los dueños del control del juego y muy inteligentes.

Otras de las características que comparten son: buena visión periférica,  lectura del juego para elegir el timing adecuado y saber tomar decisiones en función del mismo, criterio propio para decidir las jugadas o sistemas a realizar.

Para finalizar este análisis, como muy buenos bases emergen como los referentes del equipo, son los líderes y los que asumen las responsabilidades más importantes, en los momentos más complicados del partido.

franky

Fuente: Básquet Olavarría – Juan Carlos Francomano

Comentarios

Comentarios