Racing en el Federal B: una deserción sentida

Facebooktwitter

Ausencia que se contrapone a su fecunda historia

Racing de Olavarría uno de los clubes mas prestigiosos del centro de la Provincia de Buenos Aires, está próximo a cumplir su centenario y no es  poco.

Su rica historia se ha nutrido de importantísimos logros deportivos e institucionales de los que nos hemos sentidos orgullosos todos los olavarrienses.

También es cierto que como en todo orden de la vida hay momentos imborrables y felices y otros no tanto.

Desenlaces  no deseados en lo económico, desinterés de mucha gente, administraciones precarias, y en muchos casos anteponiendo otros intereses, han colocado al Club en algunas etapas  de su historia reciente  en situaciones no deseadas.

Los últimos meses, visto desde afuera, parecían haber encontrado a la entidad de la estrellita en un ordenamiento administrativo.

La llegada de gente joven, el originamiento de algunos recursos, el saneamiento de la  economía, según fuentes cercanas entrevistadas, son la realidad hoy.

Es cierto que no es obligación  que un club de ganancia. No es una sociedad anónima con fines de lucro. La función social que cumple y los éxitos  deportivos son  datos a tener en cuenta.

Ustedes imaginan a River o Boca no participando de un torneo por falta de dinero. Las comparaciones son odiosas y a veces sin sentido, como seguramente lo  es  en este caso.

River o Boca dependen como clubes de sus triunfos en fútbol para que  el resto de su infraestructura siga funcionado, para que la salud como institución se encuentre en buen estado.

Racing de Olavarría en gran medida también es eso. Por eso su imponente estadio, por  su numerosa hinchada, por las conquistas alcanzadas.

Que se haya gastado mal, que la gente no acompañara, que se perdieran tantos puntos en la cancha, de que de descendiera de categoría,  hablan de una pobre administración en todo sentido, de la que daría la impresión nadie se siente responsable.

No es saludable imputarlo a administraciones anteriores como sucede en los cambios de gobierno.

Aquí si bien los balances tienen que ser equilibrados, también hay pasión, los dirigentes, se supone, además  son hinchas, y está bien, de ahí que después de haber sido protagonista el equipo de fútbol  de tantas epopeyas inolvidables, cuesta entender como no se intentó al menos, dentro de la impronta actual, y en el marco de una austeridad varias veces proclamada, dignamente representar a la “estrellita” en torneo como el Federal C, que es apenas un saltito a lo puramente doméstico .

Humildemente, y sin querer inmiscuirnos en el bolsillo de los responsables,( es fácil  hablar y difícil hacer es cierto)  faltó esa pequeña cuota de audacia y pasión propia de los tantos y tantos hacedores  que hicieron grandes las instituciones deportivas.

Texto: “El Tano “ Zangara  para www.emblemadeportivo.com.ar

 

Comentarios

Comentarios